¿Software a medida frente a las soluciones genéricas?

¿Software a medida frente a las soluciones genéricas?

La amplia oferta de soluciones genéricas con poco margen de personalización existente en el mercado hace que, cada vez más, todo tipo de empresas opten por un software empresarial hecho a medida. La pregunta que se hacen muchos empresarios es, ¿qué es lo que diferencia realmente el software a medida de las soluciones genéricas y cuáles son sus ventajas?

Te lo explicamos en este artículo.

Eres el dueño de tu destino

Tú eliges cómo va a ser el producto adaptándolo a tus necesidades, automatizando cada vez más los procesos repetitivos y parametrizables de tu empresa y dejando que los empleados se ocupen de lo que verdaderamente aporta valor a tus clientes.

Se adapta a los procesos de tu empresa

La poca personalización que permite una solución estándar o genérica hace que para que funcione correctamente en una empresa se tenga que adaptar la forma de trabajar y todos los procesos a cómo funciona el programa, ya que de otra forma sería mucho más difícil su implementación.

Sin embargo, con los softwares a medida ocurre todo lo contrario, ya que estos se crean exclusivamente para la empresa. De esta manera, el programa se acaba adaptando a la forma de trabajar existente, por lo que no hace falta cambiar ningún proceso ya utilizado. Ello hará que su implementación se lleve a cabo de una manera más eficiente, progresiva y fácil de llevar para la plantilla.

No depende de que una empresa quiera mantener el producto

Con una solución estándar se corre un riesgo importante: Si la empresa con la que has contratado el software desaparece, realiza un cambio en sus políticas o simplemente sufre algún contratiempo que pueda poner en riesgo su continuidad, se podría acabar pagando un alto precio, pudiendo llegar a situaciones bastante tensas. Lo cual, tras haber realizado una importante inversión tanto de tiempo como de dinero, no es agradable para nadie. 

En cambio, cuando se trata de un software a medida esto no ocurre porque el programa pasa a ser propiedad completa del cliente. De esta manera se garantiza el funcionamiento de la herramienta aún no estando ya disponible la empresa que lo desarrolló.

Totalmente escalable e integrable

Un software hecho a medida tiene una gran habilidad para reaccionar y adaptarse a las necesidades sin perder nada de calidad. Está preparado para crecer de manera fluida según lo vaya haciendo tu empresa sin que esto signifique una disminución del rendimiento o la eficiencia del programa.

Por otra parte, puede que el día de mañana desees conectar tu aplicación/plataforma con:

  • Un banco o una plataforma de pago
  • Software de contabilidad que esté usando tu empresa.
  • Plataformas de proveedores o de clientes
  • Plataformas que proveen datos que son interesantes para el desarrollo de tu actividad comercial
  • Herramientas de gestión de redes sociales

Todo ello, y más, será posible si eliges poner en marcha una solución a medida en tu empresa, ya que una de las características más significativas del software a medida es lo sumamente integrable que es con casi todo tipo de procesos y herramientas.

Formación simple y soporte técnico

Aprender a manejar la aplicación de un software a medida será más fácil que de uno genérico. Se desarrollará según el criterio de los profesionales de la empresa que van a utilizarlo y teniendo en cuenta todos los procesos que ya se llevan a cabo en la empresa. El impacto para la plantilla será mínimo comparado con la dificultad que supondría la formación en un programa totalmente desconocido y no hecho a medida.

El soporte técnico y la atención al cliente de una empresa que realiza un software a medida, como el nuestro, es mucho más personal y eficiente que el de una que tiene un producto genérico.

No requiere el pago de licencias

Nuestro software a medida no requiere del pago de ningún tipo de licencia, ya que está construido sobre software libre. Lo que constituye una gran y positiva diferencia con respecto a las soluciones estándar, en las que sí se suelen incluir el pago de elevadas cuantías por licencias.