Código limpio: la regla del boy scout

Código limpio: la regla del boy scout

Este es el último de una serie de artículos donde hemos analizado el contenido del libro clean code publicado en 2008 por Robert C Martin. Si quieres puedes ir a ver el índice de la serie. También puedes ver la versión en video de esta entrada en nuestro canal de youtube.

Aunque ya habíamos intruducido la regla del boy scout en la entrada ¿Qué es el código limpio?, creo que merece una entrada en exclusiva profundizar en este concepto. Quiza uno de los más importantes del libro.

Diseño original

Una historia habitual que seguro que te suena conocida es que viene la persona responsable de definir la funcionalidad del producto o proyecto y te explica que necesita un nuevo módulo.

Este es una situación que no suele gustar mucho a los desarrolladores. En seguida nos ponemos a definir modelos, entidades, servicios, eventos, y todo encaja en nuestra cabeza. Pero problemente al cabo de pocos días o semanas, ese modelo no encaja todo lo bien que habíamos pensado. Puede ser porque los requisitos han ido avanzando, o simplemente por que tu diseño no se ajustaba tan bien cómo parecía.

Esta es la situación más habitual del mundo, ¿pero qué hacemos ahora?. Muchos desarrolladores introducen una pequeña ñapa para salir del paso, ponen la tarea en "done" y a otra cosa.

debemos preocuparnos por dejar el código un poco mejor de lo que nos lo hemos encontrado

Los boy scouts

Los boy scouts es una asociación juvenil que tiene grupos por todo el mundo y que trata de promover una serie de valores entre los que se encuentran el cuidado del medio ambiente.

Los boy scout tienen una sencilla regla: “Siempre deja el lugar de acampada más limpio que como lo encontraste”.

Es decir, que deberías recoger y limpiar todo lo que ensuciaste tu, pero además si puedes aprovechar y limpiar alguna cosa más, dejarás el sitio en mejores condiciones para el que venga detrás de ti.

El código y la mejora continua

Como ya te habrás podido imaginar, la regla del boy scout aplicada al desarrollo de software consiste en que cada vez que tocas una pieza de código para añadir o modificar una funcionalidad, deberías mirar un poco alrededor, para ver si puedes dejar ese código un poco mejor de lo que te encontraste.

¿Quizá puedas elegir un nombre mejor para algo? ¿Quizá puedas extraer un método? ¿Quizá puedas separar responsabilidades?

No se trata de dejar tirar todo el trabajo que hay echo cada vez, si no de ir introduciendo pequeñas mejoras. Como podrás imaginarte estas pequeñas mejoras introducidas de forma continua no sólo generan una mejora gradual de la base de código, si no que ayudan a cohesionar a todo el equipo.

¿Quieres ser una bestia del desarrollo de software?
¡Continúa con nosotros en YouTube!

Todas las semanas un nuevo vídeo sobre desarrollo de software en tu bandeja de entrada.

Tranquilo, no te vamos a enviar spam.